Funambuls

Casal Solleric
Passeig del Born 27, Palma de Mallorca, España
Abril 2018

Comisariado por Jordi Pallarès

Molduras:

Palma está llena de elementos arquitectónicos y decorativos interesantes y peculiares. El artista selecciona unos cuantos para reproducir el espacio que generan, recortando tridimensionalmente estos fragmentos geométricos en negativo. Se trata de formas que podríamos repasar y reconocer perfectamente con el dedo. Molduras de madera que él nos obliga a localizar y a encajar mientras detectamos otras. Una mirada diferente sobre la estética de la propia ciudad.

Roces:

Una de las calles más estrechas de la ciudad ha sido intervenida por el artista. Azul, rojo y verde. Los participantes tienen que encontrarla, rozar con una mochila negra sus espaldas, e impregnarse de esos colores. Un polvo que ellos mismos liberarán de inmediato en las paredes del espacio expositivo con otro roce corporal. Un ejercicio de carga y descarga en el que el contacto del cuerpo con la pared nos conecta con la actividad de la ciudad y determina unos rastros que hablan de nuestra presencia en ella. Una sutil “polinización” colectiva que, más allá de su posible accidentalidad, quiere eliminar fronteras entre el dentro y el fuera mientras nos resitúa respecto a los demás y a lo que tenemos a nuestras espaldas.

Deambulaciones aleatorias:

Mediante la tirada de un dado se puede recorrer la ciudad de manera aleatoria. El azar nos lleva por calles que no siempre reconocemos mientras jugamos y vamos trazando sobre un mapa el recorrido resultante. Absurdas e insistentes, abiertas o cerradas, se trata de líneas quebradas que muestran nuestra actividad cuando ejercemos de funambulistas. Trazados geométricos irregulares que, ampliando su escala, son reubicados y reinterpretados por el artista en el espacio expositivo.

Petróglifos:

Mediante pistas, se trata de localizar imágenes o signos que otros han dejado gravados en la piedra de les paredes. Una piedra calcarenita propia de las Islas Baleares que registra todo tipo de intervenciones y las erosiones del paso del tiempo. Unas paredes en las que sugerentes rastros anónimos son detectados y reproducidos sobre papel. Una actividad que permite descubrir incisiones a modo de huellas, acumuladas por aquellos y aquellas que han coincidido en el mismo lugar más allá del tiempo.

Tiralíneas:

Esta actividad consiste en la elaboración de un mural colectivo, generativo y también aleatorio de inciertas líneas rectas. Utilizando el tiralíneas como herramienta clásica usada en la construcción, cada participante traza una línea resultado de la unión de las coordenadas de dos puntos. El azar de los dados elige la longitud y la inclinación de cada una de las líneas mediante un latigazo azul de este pigmento histórico impregnado en el hilo. El mismo azulete con el que se blanquea la ropa. Distancias personalizadas que se trazan en tensión, susceptibles de ser devueltas a la calle.

 

Vistas de la exposición:

 

Fotos: Jordi Pallarès, Yago Marqués y Eltono
Diseño gráfico: Javier Siquier