Fluctuación

Antonia Puyó Gallery
Calle Madre Sacramento 31, Zaragoza, Spain
September 29th – November 19th 2016

This new series of works is built on the itineraries generated by wandering randomly in the streets of Zaragoza. The exercise consisted in walking half an hour in the city using a dice at each intersection to determine where to go next. The artist and more than 60 participants performed the experiment and the results were translated to different medias: a wall painting in the Delicias Park, three sculptures, three collages, five paper cut-outs and a video.

Pictures by Daniel Pérez

Modo n.º11 – generative and participative painting:
4 days and over 60 participants – project curated by Antonia Puyó Gallery for Asalto Festival.

Pictures by Antonia Puyó Gallery and Asalto Festival

Text by Estela Rojo (in Spanish):

TRANSITAR Entre DELICIAS (Y GALERIAS)

Explorar, experimentar, observar, participar o deambular son términos ya habituales en el trabajo de Eltono. Artista del espacio público, como él se define, crece artísticamente desde la práctica vinculada al graffiti más puro, para evolucionar en la búsqueda de soportes y lenguajes que no sólo actúen en el espacio público sino que lo activen, generando líneas de reflexión sobre nuestra forma de relacionarnos y mirar nuestro entorno inmediato.
Sus acciones se han revelado la mayoría de las veces a través de la geometría y los colores planos, generando un código muy personal cargado de simbologías cercanas a lo caligráfico que interactuan con el espacio y hacen partícipe al contexto arquitectónico. El azar es uno de los condicionantes importantes que marca la dirección de su ir, introduciendo la aleatoriedad y el juego en sus procesos. Aparecen componentes lúdicos que tienen que ver con esa idea del disfrute, de la libertad del salir a vivir la calle y dejarse llevar por elementos que ella misma le proporciona, a veces de forma imprevisible, otras marcada por formulas autoimpuestas. Eltono pinta, arrastra, pega, clava, mide, genera nuevas experiencias desde la exploración y la deriva. Un sinfín de posibilidades, combinaciones y experimentos que van renovando su propia investigación formal.

Nacido en Francia su transitar vital le ha llevado a dejar una fuerte huella en España donde ha vivido durante más de una década formando parte de colectivos como Equipo Plástico, Noviciado 9 o trabajando junto a artistas como Nuria Mora, Momo y Luce entre otros. De esta forma su trabajo ha ido constituyéndose como uno de los referentes en el arte urbano español desde inicios de los noventa, en plena efervescencia del movimiento, hasta nuestros días. “De Madrid al cielo” dicen, en su caso Pekín, Londres, México, Varsovia etc… son numerosas las ciudades que recogen la huella de su “deambular” por las calles, a veces de forma clandestina y en otras bajo proyectos amparados por galerías e instituciones.
Este es el contexto en el que hoy nos encontramos: el espacio privado, un reto al que ya se ha enfrentado en numerosas ocasiones y que aborda como una más de las “tensiones” que un artista urbano afronta. En su caso este conflicto de “territorio a combatir” lo resuelve apropiándose de ese lugar como si se tratara de un mero contenedor de experimentos, una base logística o un escaparate más. Disuelve las fronteras convirtiendo la galería en un espacio para la invitación, donde romper barreras que separan al artista de aquel que ¿no lo es? proponiéndole, eso sí, sus propias reglas del juego. Genera dinámicas cercanas al espectador y formas colaborativas de producción ya que el propio visitante puede compartir mediante un dibujo su propia exploración del recorrido y colocarlo junto a las piezas de Eltono estableciendo innumerables diálogos.
El resultado de sus acciones en el Barrio de las Delicias, durante el festival ASALTO y en el entorno de la galería, se recogen en la sala de forma abierta, proponiendo enlaces con la experiencia directa del territorio urbano. Pasear por lugares conocidos y compartir esos recorridos por los que el propio artista se ha dejado llevar en un proceso de descubrimiento, hace que el concepto de transitar o recorrer el mismo espacio tome gran importancia en la configuración de la psicogeografía del barrio.
El artista reivindica a través de sus acciones y sus piezas un arte de contexto, incidiendo en su dimensión social. Nos hace conscientes del poder transformador del trabajo artístico en nuestra propia percepción de los lugares cotidianos, mediante un gesto tan sencillo y revelador como… caminar.

www.antoniapuyo.com
www.festivalasalto.com

Venturing Beyond

Somerset House
London, U.K.
Exhibition curated by A by P
3 March – 2 May 2016

Footpaths
Four 15′ walking performances
Black ink on 285 g. Fabriano Rosaspina paper 100 x 70 cm, 2′ video


Rules:

  1. The participant of the action selects an area of public space and defines a specific time period.
  2. The perimeter of this predefined space is then circled in a clockwise fashion.
  3. When an outsider visible to the participant enters the perimeter, the participant must immediately attempt to reach the outsider’s point of intrusion.
  4. If the perimeter is further breached  during the attempt to reach the initial intruder’s entry point, this subsequent point becomes the new target.
  5. Once an intrusion point is reached, the participant continues circling the perimeter until either a further intruder enters or the time limit is reached.
  6. Finally a drawing is generated; a testimony to the footpath experience.

www.a-by-p.com
www.somersethouse.org.uk/visual-arts/venturing-beyond

Lugares Comunes

Luce + Eltono
SET Espai d’Art

Plaza Miracle del mocadoret 4, Valencia, Spain
November 13th 2015 – January 12th 2016

lugars-comunes-luce-eltono

“Lugares Comunes” was my first collaboration with Spanish artist Luce. We worked during three weeks on four installations based on observations and experiences we had around the city of Valencia.

1 – Escalera Butrón (break-in ladder):

This piece is about making holes in abandoned plot walls so we can facilitate the access to their interior. The holes were punched following a zig-zag pattern so that they could be used as a ladder. We used hammers and chisels and the holes came out irregular because they were made quickly and illegally. The size had to be big enough so a foot could fit in it. In the gallery, we showed five full scale “break-in ladders” made of wood. They were exact life size replicas and included the same shape, dimensions and arrangement for each hole. Reproducing the holes in wood had to be done rigorously and required precision and accuracy, which was a direct contrast to the way the holes were randomly produced on the street with a hammer and a lot of adrenaline.

2 – Periscopio (periscope):

This is a hollow omega shaped structure we build to be placed on top of deserted plot walls. Inside, a set of mirrors allowed us to literally see through the wall. We attached wheels so the artifact could be moved horizontally offering the viewer a proper exploration of the inside of the plots. In the gallery, we built a wall to support the periscope and showed a video of how people used it to see through different walls around the city.

3 – Asientos Acondicionados (seat conditioner):

All around the city, we observed a lot of unused L shaped brackets on places where an air conditioning unit used to be installed. We decided to exploit them to install a seat. The seat and the backrest leaned on the L squares mounted on the facade of the buildings. For the exhibition, we installed L brackets to set-up one chair and we showed four photographs of one of us sitting on it. These self-portraits served as a witnesses to the performances in the street as well as an opportunity for the public to see the artists enjoying the devices as they contemplate the city from a novel point of view.

4 – Compas (compass):

We used eight wood sticks of different lengths with a hole drilled on one side and a wax crayon attached to the other. In the street, we looked for unused screws coming out of the walls to hang them. These screws became center points to draw curves playing with the restrictions imposed by the position of the screw, the size of the stick and the surrounding elements. Inside the gallery, we reproduced a real situation that we observed in the street formed by eight screws and used the sticks to draw lines on one of the gallery walls. We made eight small scale drawings on paper that serve as a proof of the completion of the mural.

Extras:

Additional actions we did during the preparation of the show. Experimentations that we didn’t show in the exhibition but that were part of the process.

 

Pictures of the show:

Aléas

Delimbo
C/Pérez Galdós nº 1 Acc., Seville, Spain
October 8th 2015 – January 12 2016

Eltono-aleas-6

6 Lienzos (6 canvases):

Interested in using the street as a workshop, I created a printing system that takes advantage of the passage of cars to generate works on canvas.

U.V.:

In this experiment, I take advantage of sunlight to produce prints. The procedure involves placing a cardboard template on a painted fluorescent color paper and leaving it in the sun for a certain period of time.

7 lines passing through 4 points:

Random painting exercise – I painted 7 lines each one built by linking 4 points together. The coordinates of the points and the order of the colors are chosen at random.

Punto de encuentro (meeting point):

Wooden planks found in the streets of Seville during the trips I made between my hotel and the gallery. Each table is modified making a cut that reproduces the route that I took, the table under my arm, between the place where I found the wood and the gallery.

Collages:

Each collage is comprised of the combination of 3 different templates, 3 colors and background paper (yellow). I tried different combinations by changing the order of the designs and colors making unique collages where no two combinations are alike.

Verso:

This exercise is a non-exhaustive comparison of how different pens react to different papers. Depending on the weight of the paper, the drawing appears more or less defined on the back of the sheet. I drew 91 versions of a modular drawing and displayed them showing the back side of each paper.

Exhibitions view:

Text (in Spanish) by Guillermo López Gallego:

Eltono: lo que hay debajo de la playa

Paso largos periodos fuera de Madrid. La última vez que volví, sentí una penetrante melancolía ante las piezas plateadas de la M-30, las puertas cubiertas de tags, las letras redondeadas. Sentí como dolor lo que ya sabía: el graffiti es una conversación en cada ciudad, y yo me estaba perdiendo la de la mía.
Como una marca con ínfulas, he visto piezas en Abijan, Berlín, Bogotá, Bruselas, Buenos Aires, Zaragoza, Conakry, Freetown, Hamburgo, Monrovia, Nueva York, París, Panamá, Portland, Santander, San Petersburgo, Seattle, Sevilla, Tallin, Riga, Vilna… Pero no he seguido esas conversaciones.
Y eso es lo primero que me viene a la cabeza al pensar en la obra de Eltono.

*

Parece que hay dos maneras de escribir sobre Eltono y su obra.
Hay quien opta por el enfoque histórico. Este se puede encontrar en otros sitios, y de la mano del propio Eltono en la publicación Line & Surface. Es sabido: Otone, GAP (crew a la que Eltono todavía mencionó en 2009), los trenes parisinos; cómo llegó a Madrid en 1999 y cómo reaccionó a la saturación del centro, es decir, la aparición de Eltono, la adopción de un icono que ha ido refinándose, adoptando una estética minimalista, limpia, sencilla, y una técnica depurada y sin aerosol.
Luego están los relatos sobre la experiencia de conocer la obra de Eltono en las calles de Madrid. Entiendo el aire de epifanía que tienen aquellos, porque recuerdo pasar el verano de 2001 buscando a Eltono en las puertas y rejas de Lavapiés. Me acuerdo de una pieza en los cuarteles de Daoíz y Velarde en 2006, la primera que vi con tres colores; otra envejecida al final de Cuatro Caminos, en 2009. Hace dos años, descubrí una obra antigua en la calle Infantas, cerca de Colmenares, que reaparece periódicamente bajo los carteles que anuncian conciertos y fiestas.
He podido apreciar, como muchos otros, la importancia que el contexto tiene en la obra de Eltono, su forma de señalar texturas en la ciudad y de ennoblecer y recuperar espacios. Y no creo que se pueda acusar a Eltono de contribuir a la gentrificación de los lugares donde trabaja; conociendo su respetuosa reivindicación de la artesanía y la forma en que trabaja con las comunidades, seguro que ha pensado en ello.
He observado también, siguiendo su trabajo en museos y galerías, la inteligencia con la que ha sabido llevar a esos contextos la esencia del trabajo de calle. Cualquiera que haya visto las obras de taller de Blade sabe que la transición de la calle al circuito comercial no es fácil.
Eltono (y aquí empieza mi intento de ir más allá de las dos maneras de escribir que acabo de mencionar) ha sabido inducir los principios generales del trabajo de calle, y trasladarlos al taller. Ha sabido encontrar, creo, dos claves del graffiti que le permiten crear arte urbano fuera de la calle. Quizá porque Eltono es francés, siempre las imagino en términos franceses.
En primer lugar, ha extraído y refinado la idea de contrainte, de restricción, propia del Oulipo. La obra de taller de Blade, como la de Seen y Lee y otras leyendas del graffiti, tiene algo kitsch, porque se limita a usar los aerosoles sobre el lienzo en vez del vagón, y no sabe incorporar la forma en que la calle determina el graffiti, el peso de tener el tiempo contado, la interacción con el público y la intemperie: su pintura no es obra sino reproducción.
Eltono, en cambio, ha identificado algunos elementos del graffiti que le permiten crear en el taller obras de calle: la aleatoriedad y la intervención acelerada del paso del tiempo, por ejemplo. Y lo hace, como él mismo dice, de manera casi científica: «imagino un protocolo, decido unas reglas, las ejecuto y observo los resultados». Es decir, a la manera de Pérec y Queneau.
En segundo lugar, Eltono ha ahondado la raíz situacionista del graffiti. No hablo de las banales pintadas inspiradas en la obra de Debord y Vaneigem, desde mayo del 68 hasta hoy. Me refiero al enfoque situacionista, de nuevo casi científico, del paseo, y el uso que de él hace Eltono, por ejemplo, en obras desarrolladas en Vitoria y Pekín.
(Y al détournement, también situacionista: la subversión de la publicidad de cerrajeros y pintores de brocha gorda, que también habla de su conocimiento de la ciudad.)
Es posible que haya contradicción en someter la artesanía del paseo situacionista al rigor de la contrainte del Oulipo. Pero Eltono parece resolver ese problema por la vía de la inmanencia, como podría decir François Julien: contrainte y deriva no se aniquilan, sino que crean.

*

Oulipo y situacionismo. Recuerdo también que Javier Abarca, cuyos estudios de la obra de Eltono son brillantes, habla de Daniel Buren y Space Invader en algunos de ellos. Quizá Eltono es más francés de lo que nos gusta pensar. Pero es parte de nuestra conversación.

Guillermo López Gallego

Incontrôlables

Instituto Cervantes de París
7, Rue Quentin Bauchart, 75008 París
12 de junio – 4 de septiembre 2015

eltono-incontrolables-icp

Incontrôlables es una serie de acciones experimentales en las cuales el artista pierde, a propósito, el control del proceso creativo dejando que operen factores ajenos que no domina. El resultado final es imprevisible y el artista se encuentra en la posición del observador dejándose sorprender por sus propias creaciones.

Exposición comisariada por Slowtrack (Madrid) y Juan Manuel Bonet.

paris.cervantes.es
slowtracksociety.com

Moulures:

Fascinado por los encuentros de volúmenes en las fachadas de los edificios, el artista recoge siluetas de molduras por la ciudad y lleva las formas negativas a la galería.

Reglas: La moldura tiene que encontrarse con una superficie plana. La forma negativa obtenida no debe ser estudiada con antelación.

U.V.:

Recomiendan siempre proteger las obras de arte de los rayos de sol. Aquí, al contrario, el artista aprovecha la agresividad de los rayos solares para producir impresiones.

Reglas: Se coloca una plantilla sobre un papel pintado de naranja fluorescente y se expone al sol. Cada día se expone un nuevo papel para poder observar la progresión del experimento. 7 papeles fueron expuestos durante una semana en Albuquerque y 15 durante dos semanas en Belvès (Francia).

G.A.S. (grabados en el suelo):

En torno a la idea de utilizar la calle como taller, el artista concibe un sistema de impresión que aprovecha el paso de los coches para generar grabados.

Reglas: El resultado se enseña tal cual, incluso en caso de fallo. La fecha, la hora y el lugar de la impresión se apuntan en el papel.

RUFO (Rudimentary Unidentified Frictional Object):

Para estudiar literalmente cómo la ciudad puede alterar una obra de arte, el artista pasea una pintura por la calle, la cara pintada en contacto con el suelo.

Reglas: Pintar una tabla y pasearla, la cara pintada hacia abajo, por la calles de la ciudad.
El recorrido está determinado con antelación. El artista no puede mirar debajo de la tabla antes del final del recorrido. El recorrido debe formar un bucle.

8/4 y 5/4:

Durante un ejercicio de pintura aleatoria, el artista pinta hasta 8 líneas compuestas cada una por 4 puntos. Las coordenadas de los puntos y los colores de las líneas son escogidas al azar.

Reglas: Las coordenadas de cada punto están generadas al azar. Los puntos están marcados en el papel y numerados de 1 a 4. Luego, se unen entre si respetando el orden. Se usa un máximo de 8 colores con un orden de aparición aleatorio.

Graviers:

Un experimento en torno a de los movimientos de la ciudad. Después de haber pintado un rectángulo en el suelo, el artista observa su degradación gradual hasta su completa desaparición.

Reglas: Pintura en superficie horizontal de grava. Pintar un rectángulo rojo con una plantilla y tomar una foto del resultado. Volver como mínimo una vez al día para fotografiar los cambios hasta la total desaparición del rectángulo.

Muchas gracias a Slowtrack, Marta Moriarty, Inés Muñozcano, Juan Manuel Bonet, Rafael Schacter, Raquel Caleya y todo el equipo del Instituto Cervantes de París.

Fotos por Sierra Forest, Rafael Schacter y Eltono.

Oxymores

Ministry of Culture
182, rue Saint Honoré, Paris, France
April 3rd – May 3rd 2015

Périmètre au Sol is the exact measurement of the line separating the public space from the private space around the Ministry of Culture building on Saint Honoré Street in Paris. I drew the generated line on four big papers (3,70 m x 1,40 m), each one representing one façade. The color code I used is two warm colors for the South and West façades and two cold colors for North and East.

www.oxymores2015.fr

eltono-oxymores-ministere-culture-paris2

eltono-oxymores-ministere-culture-paris

Eltono-perimetreausol-MCC

Mapping The City‬

Somerset House
London, U.K.
Exhibition curated by A by P
22 January – 15 February 2015

www.a-by-p.com
www.somersethouse.org.uk/visual-arts/mapping-the-city

10 Promenades
Acrylic on wood 122 x 100 cm

For Mapping the City, I presented a sculpture made out of the 10 unplanned walks I did in Beijing in late 2013 and early 2014. I wanted to present the routes in a way as random as the walks happened so I decided to hang them from their center of gravity instead of their cardinal orientation.
More info about the Promenades project here: www.eltono.com/projects/promenades

For inquiries about this artwork, please contact A by P here: www.a-by-p.com/more-info/#contact

Artmossphere Biennale

Moscow, Russia
September 2014

RUFO – Rudimentary Unidentified Frictional Object

I have been doing research around the idea of “creating while walking” for a long time now (see the Promenades Project I did in Beijing: www.eltono.com/en/projects/promenades), my last idea was to register friction during a walk and I came up with the idea of RUFO – RUFO is a typical dog name in French and also the name of a toy dog that was released in the 80´s. I decided the four letters would stand for “Rudimentary Unidentified Frictional Object”.

Basically, I wanted to drag an artwork along a defined path and register the way it decays. I was doing tests around this idea when I was asked to participate in Artmossphere Biennial in Moscow so I decided to do the first RUFO experiment in the street of the Russian capital. I painted 11 wood boards with bold colored graphics and one by one dragged them around the city on different paths I had selected earlier (around the exhibition space, in random neighborhood, around the Red Square, around the hotel…). Each walk was between one and two kilometers, except for RUFO #9 where I walked for 2,5 kilometers and the painting almost disappeared entirely. Having the artwork interacting with the outside was crucial – showing artworks in the state they came out of the studio doesn’t interest me – my idea was to “print” the city onto each board turning them into witnesses of a walk, an experience. On the back of each board I showed the map of the walk and all the data generated (date, time, duration, distance and name of the streets wandered) – note that during the biennial, I showed reproductions of the back of the boards on spare boards for the people to understand better the story.

Pictures by Natalia Solovieva – Thanks to everybody at Artmosspere and to the people from Codered.